Biocombustibles: Reglamentos e Incentivos

El Panel Intergubernamental de Cambio Climático presentó tres estrategias para la mitigación del cambio climático: (a) conservación – conservando un reservorio existente de carbono, evitando así las emisiones de CO2 a la atmósfera; (b) secuestro – incrementando el tamaño de los reservorios existentes de carbono, extrayendo así el CO2 de la atmósfera; e (c) sustitución – utilizando biomasa, en lugar de los combustibles de origen fósil o productos que requieren el uso intensivo de energía, reduciendo así las emisiones de CO2. Actualmente, muchos países en todo el mundo promueven el desarrollo y el uso de los biocombustibles como parte de sus estrategias de “sustitución”.

Estados Unidos

Los Estados Unidos tienen muchos reglamentos e incentivos a nivel estadual y federal destinados a promover los biocombustibles. El Estado de Washington llega a tener cuatro programas de incentivo y trece leyes relacionadas a los biocombustibles. Estos son los reglamentos y programas de incentivo más significativos:

Sección 1501 de la “Ley de Política Energética” (o “Energy Policy Act”) de 2005 (Ley Pública 109–58) y APA 40 CFR Parte 80 (Reglamento de Combustibles y Sus Aditivos: Requisitos Relacionados al Estándar de Combustible Renovable para 2006) – La ley requiere que los distribuidores de combustibles agreguen etanol renovable a la gasolina comercializada en el mercado interno para promover la creciente economía renovable del país con requisitos de identificación y rastreo de origen.

Programa Estándar de Combustible Renovable – Este programa nacional fue desarrollado para incrementar el volumen de combustible renovable que se añade a la gasolina y otros combustibles utilizados para transporte. En respuesta a la “Ley de Seguridad e Independencia Energética – LSIE” (o “Energy Independence and Security Act – EISA”) de 2007, que fue aprobada por el Presidente Bush en diciembre de 2007, la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. incrementó el Estándar de Combustible Renovable de 2008 para 7.76% para cumplir con el nuevo requisito de que todos los combustibles utilizados para transporte contengan por lo menos 9 billones de galones de combustible renovable en 2008, según lo que ha sido determinado por la LSIE.

Crédito Premio Por el Uso de Mezcla de Biodiesel (o “Biodiesel Mixture Excise Tax Credit”) – Las empresas que mezclan biodiesel y están registradas en el Servicio de Rentas Internas de los EE.UU. (o “Internal Revenue Service – IRS”) tienen derecho a un crédito premio de acuerdo con el volumen utilizado, y se paga $1.00 por galón de agro-biodiesel puro (como el biodiesel hecho de aceite de soja, por ejemplo) y el biodiesel puro hecho con otros productos (como los residuos de grasa, por ejemplo) mezclados con el diesel de petróleo.

Unión Europea

Para promover el uso de los biocombustibles para el transporte, la UE ha adoptado políticas para alentar a los países miembros a establecer una meta de utilización de biocombustible correspondiente a 5,75% en 2010 y 10% en 2020. La UE desea que sus miembros definan estas metas en relación a la cantidad de biocombustible que debe estar disponible en el mercado.

Hay otra política de la UE relacionada a la tributación de los productos energéticos y de la electricidad. Los países miembros están autorizados a aplicar una exención total o parcial de tributación a los biocombustibles, ya que son actualmente más caros que los combustibles de origen fósil.

Reino Unido

La legislación conocida como “Obligación de los Renovables” (o “Renewables Obligation”) ofrece incentivos a las instalaciones generadoras de electricidad del Reino Unido que utilizan fuentes renovables. Ofgem, la agencia responsable por la emisión de los certificados de la “Obligación de los Renovables”, está considerando el enfoque apropiado para el biodiesel.

El Gobierno del Reino Unido también creó la Agencia de Combustibles Renovables (o “Renewable Fuels Agency”) para implementar la legislación “Obligación de Combustibles Renovables para Transporte” (o “Renewable Transport Fuel Obligation”), la cual obliga a los proveedores de combustibles de origen fósil a garantizar que los biocombustibles representen 3,5% en volumen de todo el combustible disponible en el Reino Unido hasta 2010. Financiada por el Departamento de Transportes, la ACR gestiona el proceso mensual de rendición de cuentas requerido de las empresas de combustible bajo la OCRT y expide los certificados conocidos como “Combustible Renovable para Transporte” (o “Renewable Transport Fuel”) de acuerdo con las cantidades de biocombustible registradas.

Australia

La Política de Biocombustibles del Gobierno Australiano estableció una meta de uso de 350 mega litros de biocombustible hasta 2010, en comparación con los 28 mega litros de 2005. El Gobierno Australiano también apoya la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías relacionadas a los biocombustibles a través de su Iniciativa de Desarrollo de Energía Renovable.

Desde 2003, el Programa de Subvenciones para Biocombustibles de Australia ha financiado proyectos para mantener o ampliar la capacidad de producción de biocombustibles. El programa cree que sus proyectos concluidos incrementarán la capacidad de producción de biocombustibles en Australia para 291 mega litros.

Canadá

En virtud a la Ley de Protección del Medio Ambiente, a partir del 1 de enero de 2017, la provincia de Ontario exige a los proveedores de combustible recurrir a la prueba ASTM D6866-16 para determinar el contenido de carbono biogénico del etanol celulósico cuando éste se deriva de residuos sólidos urbanos (RSU). Conforme a la Regulación 535/05 sobre Etanol en la Gasolina de la provincia de Ontario, la muestra compuesta analizada se conformará de muestras recuperadas semanalmente en un periodo trimestral.

Japón

Como parte de los esfuerzos nacionales para promover el uso de los biocombustibles, el Gobierno Japonés ha formado un consejo de agencias gubernamentales, universidades y 16 empresas líderes en sus campos de actuación con el fin de desarrollar tecnologías innovadoras en la producción en masa de bioetanol de bajo costo. El Gobierno está promoviendo el uso de los biocombustibles para reducir la dependencia del país en los combustibles importados de origen fósil y para alcanzar sus metas de reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

Actualmente muchos países tienen diferentes reglamentos que rigen el uso de los biocombustibles. También existen diferentes esquemas de incentivo para promover el uso de los biocombustibles por parte de la sociedad, en sustitución a los combustibles de origen fósil.